Misterios y Enigmas de la Traducción: El chachachá… y otro tamal

ENLACE PARA INGLES/CLICK HERE FOR ENGLISH

Querida lectora o lector,

Esta semana veamos dos palabras y su traducción: “chachachá” (contagioso ritmo de origen cubano) y “tamal”, palabra esta última que tratamos en otro ensayo reciente.

La tapa de este LP del año 1957 del gran pianista y director de orquesta veracruzano, Guillermo “Memo” Salamanca (1924-2008), luce ambas versiones del nombre: el clásico y triple “chachachá” del español (el título de la placa), y el trunco “cha-cha” del inglés (el nombre de la orquesta).

De ese coloso musical que es la isla de Cuba, emergió hacia 1953 un nuevo género bailable que haría sensación en el mundo (¡otro más!), creación del compositor, violinista y director de orquesta Enrique Jorrín.  Serenamente alegre, derivaba del danzón, ritmo generalmente tocado por charangas—pequeñas orquestas de sonido refinado o “afrancesado”, la melodía típicamente a cargo de la flauta y el violín. Jorrín lo llamó “chachachá” por su figura rítmica triple y el susurro de los zapatos de los bailarines contra el suelo. (La onomatopeya original habría sido “shashashá”.)

En inglés, pierde una sílaba: queda como “cha-cha” a secas, con acento en la primera, y las vocales arrastradas: el nombre del ritmo ya no lo reproduce.  Podemos sospechar que al angloparlante le cuesta ejecutar las tres cortas sílabas de chachachá (aunque los músicos no tienen tal dificultad), de ahí su simplificación.

La fonética también interviene con tamale: además de la inferencia lógica (aunque incorrecta) de los angloparlantes de que ese era el singular de tamales, también jugó su papel el oído del pueblo.  “Tamale” (terminando con sonido de “i”) suena más simpático en inglés—es más rítmico e incluso transmite cierta nota de exotismo para nombrar una comida que hace un siglo deleita al paladar norteamericano.

Un caso, pues, de algo perdido, y otro de algo ganado, en la traducción.

Good words!

Pablo

Una versión de este ensayo apareció en La Prensa Latina (Memphis, Tennessee) del 21 octubre 2012, junto a su versión en inglés.

Copyright © 2012 by Pablo J. Davis. All rights reserved.

ENLACE PARA INGLES/CLICK HERE FOR ENGLISH

About Pablo Julián Davis
Pablo Julián Davis, PhD, ATA Certified Translator (Engl>Span) and Supreme Court of Tennessee Certified Interpreter (EnglSpan), offers world-class Spanish/English language services including translation, interpreting, copywriting, and editing in both languages. His specialties are legal, business, medical, and humanities/education; he has wide experience in other fields as well. Also offered: interactive and transformative cultural-awareness training for companies, non-profits, communities, government agencies, institutions of faith, and other audiences. (See just a small sampling of testimonials from happy and satisfied clients: interfluency.com/testimonials.html) The ability to move effectively from language to language - which necessarily also means moving between cultures - has likely never been at a greater premium than it is in today's world. That ability is what we mean by Interfluency TM.

2 Responses to Misterios y Enigmas de la Traducción: El chachachá… y otro tamal

  1. Pingback: Mysteries & Enigmas of Translation: The Cha-Cha… and One More Hot Tamale « Interfluency: Translation+Culture

  2. Pingback: Un tamal para mí, un “tamale” para ti « Interfluency: Translation+Culture

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: