El presidente electo… ¿o elegido?

Link here for English/Enlace para inglés

Querida lectora o lector,

Para cuando estas líneas (escritas el domingo) le alcancen, las elecciones ya habrán concluído. Y salió todo tal como yo sabía. Lo que me recuerda a la feliz ocurrencia de Dizzy Dean, lanzador de los Cardenales de San Luís antes de la Serie Mundial de 1934 contra Detroit: “Esta serie ya está ganada”, sentenció—para luego agregar, “aunque no sé por cuál de los equipos”.

ballot-into-ballot-box

Así que, mientras usted lee esto, ya habrá un presidente electo, o presidenta electa (en inglés: president elect). Pero, ¿por qué decimos “electo/a” en vez de “elegido/a”? La respuesta está en la gramática de los participios.

El participio débil se forma agregando un sufijo, típicamente “ado” o “ido”, a la raíz del verbo. Así “habíamos visitado Colombia” o “he hablado con la directora”. En inglés el sufijo débil, por lo general, es -ed (I’ve always walked to work, “siempre he caminado al trabajo”).

El participio fuerte, en cambio, altera la raíz del verbo, que queda corto y rítmicamente fuerte: en inglés seek (buscar) deviene sought, bind (atar, encuadernar) deviene bound. (En la gramática germánica, que es la que predomina en inglés, no se habla de participios débiles y fuertes, como en la gramática derivada del latín, sino de verbos débiles y fuertes.)

En español muchos verbos tienen ambas formas (algunos verbos en inglés también, entre ellos elect). Así “elegir” da “me habían elegido” en forma débil y “presidente electo” o “presidente electa” en forma fuerte, adjetival. “He freído las papas” y “las papas ya están fritas”. El verbo latín conquirere dio el antiguo “conquerir” con participio débil “conquerido”. La forma fuerte “conquisto/conquista” lo suplantó, a tal punto que el infinitivo devino “conquistar.” “Convencer” en forma débil da “convencido” y en forma fuerte “convicto”.

De “electo” a “convicto” en una misma columna—por alguna razón, en este año 2016, no suena tan raro.

                   ¡Buenas palabras! Good words!

El doctor Pablo Julián Davis (pablo@laprensalatina.com),  Traductor Certificado (ATA) e Intérprete Certificado (Suprema Corte de Tennessee) con más de 25 años de experiencia, especializado en documentos legales y comerciales. www.interfluency.com

Advertisements

Two little letters, a translator’s riddle

Enlace para español/Link here for Spanish

Dear reader,

Last week, we took on a translation puzzle: how to render the English noun fish into Spanish. It turned out that in that language, it matters whether the creature is alive and kicking, so to speak, in the water (in which case it’s a pez), or lying on a dinner plate (pescado).

'me' scrabble lettersThat distinction is absent in English, where a fish is a fish is a fish. But a quick review of a series of other words showed us that neither language should be thought more subtle than the other: for every case like pez/pescado, there’s another where it’s English that makes the distinction (fingers and toes are both dedos in Spanish).

Let’s consider another puzzle: how to translate into English the expression “¡Dios me la bendiga!”  Without the indirect object pronoun me, the phrase would be rendered simply as “God bless you!” (spoken to a woman).

But that little pronoun me certainly complicates things.

In a similar expression, like “Se me murió el perro”, me expresses how personally affected the speaker is by the death of his or her dog. Informal English can convey this with “on me”: “The dog died on me”.

But in the invocation to divine blessing, that phrasing wouldn’t exactly fit. Here the Spanish me is almost untranslatable. But we can convey something of it by rephrasing to something like: “My prayer is that God bless you”.

Good words!

Pablo

Copyright 2013 by Pablo Julián Davis. All Rights Reserved. A version of this essay was originally written for the March 24-30, 2013 issue of La Prensa Latina (Memphis, Tennessee), as part of the “Mysteries and Enigmas of Translation” weekly, bilingual column. Pablo Julián Davis (www.interfluency.com) is an ATA Certified Translator as well as a Tennessee Supreme Court Certified Court Interpreter for Spanish.

Dos letritas, un rompecabezas de traducción

Link here for English/Enlace para inglés

Querida lectora o lector,

La semana pasada, nos ocupó un pequeño rompecabezas: cómo traducir el sustantivo inglés fish al  español.  Resultó que en español importa si la criatura se encuentra vivito y coleando en el agua, o, por lo contrario, yaciendo en un plato.  Es decir: “pez” o “pescado”.

'me' scrabble lettersEsta diferenciación no encuentra ningún eco en el inglés, donde a fish is a fish. Sin embargo, una ojeada a una serie de otros vocablos nos mostró que no debemos caer en estereotipos, que por cada caso como el de pez/pescado, hay otro en que le toca el turno al inglés diferenciar donde el español agrupa sentidos (fingers/toe vs “dedos”).

Consideremos ahora otro rompecabezas: cómo traducir al inglés una expresión como “¡Dios me la bendiga!”  El desafío, claro, está en ese pequeño objeto indirecto, “me”, sin el cual, se obtiene simplemente “May God bless you”.

¡Pero vaya si el “me” no complica el asunto!

En expresiones parecidas, como “Se me murió el perro”, el “me” está transmitiendo lo personal del asunto, de qué manera la persona quedó afectado por esa pérdida. En inglés informal, hay cómo expresar ese matiz: My dog died on me.  Ese on me da la nota personal equivalente al “me” español.

Pero en la invocación a la bendición divina, no cabe esa nota. Linda con lo intraducible. Eso sí, podríamos refrasear: “My prayer is that God bless you”.

Good words!

Pablo

Copyright 2013 por Pablo Julián Davis. Todos los derechos reservados. Este ensayo originalmente se escribió para la edición del 17 de febrero de 2013 de La Prensa Latina (Memphis, Tennessee), como parte de la columna semanal “Misterios y Enigmas de la Traducción”. Pablo Julián Davis (www.interfluency.com) es Traductor Certificado por la ATA e Intérprete Judicial Certificado por la Suprema Corte de Tennessee. 

%d bloggers like this: